El Supremo entiende que toda sanción pecuniaria conlleva una finalidad disuasoria, sin necesidad de que sea desproporcionada

La finalidad disuasoria que toda sanción pecuniaria lleva implícita, se cumple adecuando la respuesta punitiva a las circunstancias propias de cada caso, no convirtiéndola, mediante su agravación desproporcionada en relación con dichas circunstancias, en un “aviso” para terceros.

http://informativojuridico.com/el-supremo-entiende-toda-sanci%C3%B3n-pecuniaria-conlleva-una-finalidad-disuasoria-sin-necesidad-de-que